Poesía

Inútil

Ángela Fernández. Editorial Adarve.

Nuestro error es pensar que nacemos sabiéndonos amar.

Y este es el diario en verso

de una niña que no se supo querer,

de una adolescente

que no se quiso querer

y de una joven adulta

que acusa los efectos secundarios,

porque aunque el mundo la ha perdonado,

ella no es capaz de hacerlo.

La historia de una chica

que nació para ser rota

y el tiempo la quiso

para ser reconstruida.

Una lucha donde nadie pierde,

solo ella se gana

a sí misma.

Hoy quiero hablar de este poemario tan intenso como cotidiano. Y si digo cotidiano no es porque sus versos pasen desapercibidos. Quizás no sea el término más adecuado, pero es el que me viene a la mente al pensar que trata sentimientos del día a día, en los que cualquiera, a pesar de tener vivencias diferentes, nos podríamos identificar.

Se trata de un poemario dividido en 20 lecciones.

Dentro de cada lección se recogen diferentes poemas en los que la autora recoge diferentes heridas, creadas en distintos momentos de su vida, como recuerdos escolares, profesores o momentos que la han marcado y con los que, como ya he dicho, nos podemos identificar fácilmente. 

Habla sobre temas tan interesantes como las amistades tóxicas o los propios prejuicios que tenemos arraigados tan dentro que nos frenan a aceptarnos y ser nosotros mismos.

Me ha gustado y llamado la atención que al final de cada poema, describe este o nombra en una frase o pocas palabras a qué o quien se lo dedica o, mejor dicho, cual es la fuente de inspiración de esos versos. 

Las palabras son balas, 

pero tú decides si son de acero 

o de fogueo.

-a todas las personas que me quisieron matar.

Incluso los títulos de las lecciones son poemas en sí mismos. Algunos son tan potentes como este:

LECCIÓN VII:

DE LA REPRESIÓN NACE LA DEPRESIÓN. MUDA UNA LETRA. CAMBIA UNA VIDA.

Puede parecer un poemario duro y desgarrador, pero también contiene poemas esperanzadores.

Sin duda es una lectura para sentirla y reflexionar con ella, y aprender que todo lo malo tiene un final y que las palabras, dichas en el momento adecuado, pueden ser una gran liberación.

Enhorabuena, has cabreado a una poeta.

Prepárate para morir fusilada a versos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s